El auge del CrossFit en los últimos años me ha hecho ponerme a investigar para volver a deducir que el Yoga es un complemento ideal para los CrossFiters.

Es conocido que el CrossFit genera una tensión muscular de elevada intensidad; pero, aparte de la fuerza, la flexibilidad y la movilidad son parte fundamental de todo deporte.

Crossfit

Averigua aquí cómo el Yoga te puede ayudar.

Al contrario de lo que mucha gente piensa, el Yoga es mucho más que flexibilidad y relajación.

El Yoga te va a dar un plus de:

Contacta conmigo para más información
EVITAR LESIONES
Debido a una mayor flexibilidad muscular, una extensión del movimiento más amplia y mayor resistencia a la tensión a la que se somete el músculo.

Mayor flexibilidad

EVITAR LESIONES
Debido a una mayor flexibilidad muscular, una extensión del movimiento más amplia y mayor resistencia a la tensión a la que se somete el músculo.

Evitar lesiones

MAYOR MOVILIDAD Y FORTALECIMIENTO
Te permitirá mejorar tu rendimiento gracias a movimientos más amplios y cómodos. Lograrás una mayor apertura de cadera. Serás más ágil.

Mayor movilidad y fortalecimiento

CONCENTRACIÓN Y FORTALEZA MENTAL
Conseguirás resultados más rápidos y mejor rendimiento.

Concentración y fortaleza mental

EQUILIBRIO
Fuerza y flexibilidad estarán más en consonancia, además aprenderás técnicas de relajación.

Equilibrio

También hay similitudes entre el CrossFit y el Yoga: ambos se centran en la atención a uno mismo sin compararse con el resto y te ayudan a empujar tus límites físicos y mentales más lejos. Solo q el Yoga pone a prueba tu nivel de distinta manera.

Practicando Yoga, los CrossFiters se vuelven más competitivos, pero desde una perspectiva más calmada y tranquila, conscientes de su fuerza y técnica pero también del balance corporal en sus movimientos.

Gracias al Yoga, aprenderás a buscar el equilibrio corporal para realizar los movimientos de manera correcta y sin molestias. Ganarás en habilidad. Además te servirá para fortalecer el suelo pélvico.

Es recomendable practicar Yoga en días de descanso para aliviar tensión muscular, pero no antes de una sesión de CrossFit.